Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

viernes, 9 de agosto de 2013

MESA TRES REYES Y PETRECHEMA

MESA TRES REYES (2.444 M.)  Y PETRECHEMA (2.360 M.)


FICHA TÉCNICA-
Día: 9/agosto/2013.
Cumpleaños de Ana. ¡Felicidades!.
Participantes: Chus, Nieves, Patro, Vicente, Julián y Lourdes.
Tiempo estimado: 8.30 horas.
Distancia: 22 km.
Dificultad: Alta.
GR 11

ITINERARIO:
Refugio de Linza (1.320 m.)- Collado de Linza - Hoya de la Solana - Hoya del Portillo de Larra - Collado de Escouste - Mesa Tres Reyes - Collado de Escouste- Hoya del Portillo de Larra - Hoya de la Solana - Petrechema - Collado de Linza - Refugio de Linza.

Como llegar:
Si venimos de Huesca nos dirigimos hacia Jaca, antes de llegar, cogemos la carretera con dirección a Pamplona (N-240) que pasa por Puente la Reina de Aragón, sigue hasta Berdún, donde cogemos la A-1602 en dirección a Ansó y Zuriza, que atraviesa la foz del Veral. Desde allí rectos a Linza. (1.340 metros)
Si venimos desde Pamplona, por Salvatierra de Esca hasta Isaba y ascendiendo hacia Belagua hay una carretera a la derecha que nos lleva al camping de Zuriza y desde allí a Linza.

La Mesa de los Tres Reyes es una cumbre emblemática para los montañeros. Hiru Erregen Mahaia (su nombre en euskera), Mesa d'Os Tres Reis (su nombre en alto-aragonés) o Table des Trois Rois (su nombre en bearnes), debe sus nombres a que en su cima se concentran los reinos antiguos de Navarra, Aragón y Francia (Bearn). 
Se trata de una bella cumbre, la más elevada de Navarra (2.444 m), en la cual se encuentra una estatua de San Francisco Javier (nuestro patrón) y una reproducción del castillo de Javier, lo que hacen que estos símbolos que coronan nuestra Mesa Tres Reyes una cima inconfundible.
Cima de la Mesa Tres Reyes, el Midi d'Ossau destaca por su característico "tajo".

Sus panorámicas nos dejan embelesados por la belleza del entorno:
Hacia el Norte: Añelarra, Anie, Countendé..
Hacia el Sur: Petrechema, las Agujas de Ansabere, el Mallo del Acherito, Chinebral de Gamueta, los Alanos, Bisaurín...
Hacia el Este: Midi D'Ossau, Balaitous, Pico Pallas, Infiernos, Anayet, Collarada...
Hacia el Oeste: Txamantxoia, Ukerdi, Budoguía, Lapaquiza de Linzola, Ori...
Hace unos años cuando subimos por primera vez solo vimos el Midi d'Ossau.



Ruta:
Llegamos al refugio de Linza a las 8 menos cuarto de la mañana, donde nos esperan Patro y Vicente que han llegado desde Elche y han hecho noche en el refugio.
Hoy es una ruta lineal y cogemos lo necesario para el día. Salimos por la izquierda del refugio, dirección noreste, cruzando un puente sobre un pequeño torrente y con los primeros rayos de sol sobre las lomas herbosas y floridas. 
Para comenzar, un fuerte repecho para entrar en calor que nos deja preciosas imágenes a nuestra derecha de la Foya del Ingeniero.
La senda atraviesa un pequeño arroyo, y un llanada que se denomina el Sobrante de Linza. Abajo se encuentra la Cabaña del Sobrante de Linza, pequeño refugio en buen estado,  y nosotros nos  encaminamos hacia el norte para superar un sendero pedregoso que circula con señales de GR. Vamos al lado de las rocas que encajonan el estrecho de Linza, una garganta excavada en la roca por la que en época de lluvias y deshielo baja una gran cascada, (podremos verla el último día desde el barranco del Petrechema), pero se desvía hacia el este entre zonas pedregosas y pastizales sobre el Sobrante de Linza, que nos sitúan en poco tiempo al collado de Linza. 

Preciosas vistas al Petrechema, a la derecha, y a la Mesa, a la izquierda, que es a donde nos encaminamos ligeros. La visión de ambas cimas es espectacular, parece que tenemos a ambas a tiro de piedra.  Sólo es un efecto óptico.
El camino va por la vertiente sur de la Paquiza de Linzola y nos lleva rodeando la Hoya de la Solana. Cerca de un refugio metálico, seguimos las marcas que nos llevan a un cruce, a la izquierda iríamos a Lescun y Belagua, a la derecha a la Mesa. 
Enseguida tenemos un desnivel que nos dirige hasta un paso pedregoso, de lapiaz kárstico típico de Larra, donde los hitos nos conducen entre algún pino negro y alguna sima hasta la salida al corredor, o Hoya del Portillo de Larra. Por debajo de las paredes del Budoguía y después de la Mesa, el sendero nos lleva entre pedruscos de todos los tamaños y formas, paralelos a las dos cimas.
Las vistas al Petrechema, las agujas del Ansabère, el Midi d'Ossau... son magníficas. También vemos el mar de nubes que cubre los valles franceses que bajan desde el Puerto de Ansó.
Cambia la dirección de nuestra ruta, encarando la cara sur de la Mesa y nos tropezamos con restos de un gran nevero, de un grosor de metro y medio, pero que está en un lugar llano lo cual nos permite patearlo sin peligro y cruzar al tramo más exigente de la ascensión. 
La pendiente se hace más exigente hasta llegar a un collado donde se abren nuestras miradas  al norte de la Mesa. Descubrimos el Anie muy cerca, casi lo rozamos con los dedos.

Seguimos los hitos y la procesión de gente que sube y baja hasta subir por una canal que nos sitúa en la cara este y desde donde vemos el lago de Lhurs. Sólo nos queda remontar una última arista y nos erguimos sobre la fascinante cumbre, cima más alta de Navarra, 2.444 metros. Esta vez tenemos vistas panorámicas a todos los puntos ( estuvimos en 2006 y solo vimos asomarse tímidamente el Midi d'Ossau, inconfundible con su doble cima).
Mesa de los Tres Reyes
Nos aguarda con dos símbolos: una reproducción metálica en miniatura del Castillo de San Francisco Javier y el  patrón de Navarra con el pañuelico rojo en el cuello (en honor de las fiestas de Legaria, que se celebran este finde).
Hacia el sur.

Hacia el norte
Estupendo comedor, nos costará encontrar otro con tan maravillosas vistas. 

Hacia el oeste.
Hacia el este





Regresamos por el mismo sitio que hemos subido. Bajando hasta la Hoya del Portillo de Larra, pasando por un tramo de lapiaz, con terreno kárstico y agrietado, con piedras afiladas y simas, que tan sólo da cobijo a algún pino negro retorcido.

Y cuando llegamos a la cabaña metálica de la Hoya de la Solana intentamos buscar unos hitos para subir al Petrechema, lo intentamos hace unos años pero nos perdimos. No encontramos ni una sola señal. Así que dejamos la aventura y continuamos por el sendero de la mañana, rodeando la Hoya de la Solana y pensando si subir al Petrechema o no??.


Petrechema


Nieves, Chus, Julián y Lourdes, antes del Collado de Linza, deciden que todavía es temprano y hay tiempo, así que seguimos un hito para cumbrear el Petrechema. En apenas una hora conseguimos nuestro objetivo. Las nubes suben y bajan y la Mesa Tres Reyes se ve a ratos, el valle de la parte francesa no se aprecia, está tapado por un manto blanco de  niebla, pero las panorámicas a las cumbres de alrededor son majestuosas.
Emprendemos la marcha después de una merecida merienda y en algo más de una hora nos situamos en el refugio de Linza. Ducha, cena y a descansar, que ha sido un largo día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario