Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

DE VENTA DE LOS CUERNOS A LA UMBRIA DEL PUIG, TEULAU, FAVANELLA Y BISCOY

ENTRE IBI, BAÑERES Y ONIL


FICHA TÉCNICA-
Día: 25/10/2015
Participantes: Julián y Lourdes.
Tiempo estimado: 5 horas y media.
Distancia: 19 km.
Dificultad: Media
Como llegar: Por la A-7 salida hacia Alcoy. En la salida Oeste de Ibi, subimos por el pueblo buscando la carretera que va hacia Alcoy/Bañeres. Se aparca en el collado, en la Venteta de los Cuernos.
PR CV 89, PR CV 160GR 7.
Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11197490

ITINERARIO: 
Venteta de los Cuernos - GR7 - Serrat -Torre Redonda - Collado del Xocolater - Fondo de Dalt - Collado - Umbría del Puig - Puerto de Onil - Pico de Teulau - Cabezo de Favanella - Casa de la Capona - Font Monvari y Casa Boyari - Pico Biscoy - Venteta de los Cuernos.



RUTA:
Venteta de los Cuernos.
Aparcamos enfrente de la Venta los Cuernos, e iniciamos la caminata no sin antes coger los chubasqueros porque el día está encapotado, por si acaso.
Cruzamos la carretera que traíamos,  une Ibi con Bañeres-Alcoy,  pasamos por el lateral de la Venteta y por detrás de ella giramos hacia la derecha. Enseguida vemos unas marcas del GR 7 que llevan de Alcoy a Castalla. Son una buena referencia.
Las brumas lo invaden todo, la atmósfera que se respira es otoñal y dado el verano pasado se agradece inmensamente.
Las marcas blanca/roja las seguimos solo un tramo. Avanzamos por una pista ancha de tierra hasta que encontramos un cruce. A la izquierda continúa el GR 7 bajando por Taguenga a  Castalla. De frente, tenemos el Serrat, al que vamos a bordear por su cara Norte, y giramos a la derecha.
El sendero se estrecha para llegar casi a la altura de la carretera de Ibi a Bañeres-Alcoy. En este punto, giro brusco a la izquierda.
Nos introducimos por una vereda en un precioso bosque de pino, carrasca, enebro y musgo, donde se nota la humedad y vemos varios ejemplares de setas, pero de las no comestibles.
El sendero nos lleva hasta encontrar una finca agrícola.
Por pistas anchas de tierra, con vistas reducidas por la niebla al alto del Serrat, vamos paralelos a la cordillera y guiados por gran cantidad de hitos grandes, que no parecen ser inicio de ningún sendero a la derecha. Parecen puestos de cazadores. Hasta pasar al lado de la Torre Redonda. Una casa labriega donde se encuentran aparcados varios coches. Suponemos que son cazadores porque hemos oído varios disparos a lo lejos.
Nosotros proseguimos el camino viendo que el día va despejando a ratos.
La pista ancha tiene un hito de piedras a su derecha y comprobamos, mirando el track, que esta es nuestra bifurcación.
Tomamos un angosto sendero que atraviesa un pequeño bosque y nos vuelve a sacar a un camino de tierra.
Pensamos que a la izquierda, pero no el track nos conduce hacia abajo.
Aprovechamos que del alto viene un señor de Castalla y le preguntamos su ruta. Viene del Palomaret, zona de merendero que hay arriba y le siguen su hija y unos amigos, pero más lentos.
Hablando del Camino de Santiago, de diversas anécdotas, llegamos al Fondo de Dalt. Nos extraña encontrar tanta gente, no es habitual un grupo tan grande por la sierra. 
Y continuando unos metros llega la hora de despedirnos. Ellos van hacia Onil, rectos. Nosotros tomamos la bifurcación a la izquierda, para subir a la sierra de la Umbría del Puig. Buen camino. 






Por el borde de una finca  nos acercamos hasta el bosque y en apenas unos metros hemos alcanzado el collado donde debemos girar a la derecha para recorrer el cordal.
Hay varios hitos de piedra y es fácil avanzar por el alto. Existe una pequeña pendiente entre un cairn y otro.
Cima del  Puig.
Pero la cara Norte se ha nublado por completo y avanzan rápidamente unas brumas que van encapotando la foia de Castalla y el valle de Ibi. Ha sido en minutos. Por el puerto de Onil, que vemos de frente, parece venir la niebla.

Continuamos monte a través, siguiendo el track, por la parte alta de la sierra. Guiados por los montones de piedras que hay. Buscando las zonas de menos maleza vamos progresando. 
Desechamos los difusos senderos que se encaminan hacia la derecha y proseguimos casi rectos hasta el punto más alto de la Umbría del Puig.
Al llegar al final de la zona alta se desciende hacia la carretera Onil-Bañeres y pronto se ven vestigios de una senda que pasa por una pequeña casita.
En vista de lo feo que se está poniendo el día miramos a ver si cabemos dentro, pero es imposible, además está llena de de basura. El que va al monte con una botella de agua llena, ¿qué esfuerzo le cuesta llevársela vacía? Increíble, la gente en su casa, ¿cómo se comportará?, ¿tirará por los suelos la basura?....










En lo alto, la senda desaparece, pero no es problema, pues la vegetación es escasa y permite ir monte a través sin problemas. Vamos a salir al lado del cartel que pone puerto de Onil. Ante la caída de gotas decidimos ponernos los chubasqueros para proteger la cámara de fotos y el GPS . Por el lateral de la carretera transitamos al lado de un barranco, el de Canalic. Surge un angosto sendero que se interna hacia este barranco y parece que puede ser nuestra ruta. No, debemos continuar adelante. Apenas recorremos poco más de medio kilómetro.
Pico Teulau
Después de una curva hay en el lado izquierdo una explanada. Hacemos una parada para quitar los chubasqueros. Ha sido una falsa alarma. Desde este punto tomamos rectos para llegar en poco tiempo al Pico Teulau.
Parada para foto y, a continuación, tenemos una bajada con una considerable pendiente, con vistas a la derecha de la loma del Cabezo de Favanella, que es el siguiente hito en nuestro itinerario.
A pesar del tremendo desnivel vemos que incluso bajan bicis por esta senda estrecha y pedregosa. Algunos se juegan el tipo. En el suelo hay restos de un casco, a trocitos.
Las lomas están floridas como habitualmente pasa en otoño con romeros, tomillos, brezos rosas y blancos.....
Al llegar a un cruce, nos vamos a la izquierda hasta llegar a otro collado. 
En esta encrucijada dejamos temporalmente la senda y tomamos a la derecha, un pequeño hito de piedras nos sirve de referencia. La senda nos va alzando poco a poco con vistas al cordal de la Umbría del Puig, recorrida hace poco y que está tapada por la niebla. Vemos un primer alto a nuestra izquierda, pero notamos que el de más envergadura es el de la derecha, así que haciendo una curva nos acercamos entre esporádicas carrascas, pinos, brezos en flor, matorral... hasta el  Cabezo de Favanella.

Cabezo de Favanella.
No hay tampoco vértice geodésico. Un gran montón de piedras marcan la altura máxima de esta colina que supera los 1.000 metros. Comienzan a caer 4 gotas, pero ni una más, así que no cunde el pánico y sin más deja de chispear.                                                         Tenemos que retornar por el mismo sendero. Damos la vuelta y mientras descendemos vemos el Biscoy, que es la próxima cima que vamos a subir. Sabemos por el perfil que ahora es casi todo subir, por eso hemos dudado si dar la vuelta en la dirección contraria.
Y a nuestra derecha se sitúa una colina que tiene unas preciosas cuevas en lo alto. Están  situadas en el lateral del alto de la Arcadeta, la colina que tenemos ahora a nuestra derecha de la que nos separa el barranco de la Arcada.

Conforme descendemos por el sendero tenemos vistas al Pico de Teulau, que antes hemos subido casi sin darnos cuenta. No nos ha parecido una cumbre destacable pero ahora luce a nuestra izquierda con una considerable alzada, de una forma cónica, y con imagen montañera.
Llegamos al punto donde hemos llegado antes, al pequeño hito de piedras y giramos a la derecha para caminar por un precioso bosque de pinos con los brezos en su explosión de color. Desde esta senda salimos a una pista de tierra con una cadena para cierre de paso de vehículos y vemos la señal del GR 7 que viene de la Venta de los Cuernos y baja para Castalla atravesando el barranco de la Arcada.
Hay una encrucijada, para arriba a la casa de la Capona y desde ella a Taguenga  por el GR 7. Nosotros nos dirigimos a la derecha, caminamos unos pocos metros para virar enseguida a la izquierda abandonando el carril de tierra que están usando varios ciclistas para bajar hacia Onil o Ibi.
Font de Montvari.

Una pista de tierra nos va subiendo hasta llegar por un barranco a la Font de Montvari. Debe estar muy buena el agua, una garrafa no nos permite probarla. Pero si saboreamos una nuez de la nogaleda que han plantada al lado de la casa, buenisima.
Los nogales están vestidos de otoño, pero un enorme chopo enfrente de la fuente ni ha empezado a cambiar el color.

Vemos setas de diferentes colores y nacidas en distintos sitios.
Y solo nos queda un prolongado ascenso, poco a poco. Primero hay marcas de PR que nos guían en el avance, pero luego solo nos queda un precioso camino. En algún tramo está cruzado por ramas subterráneas de los pinos que han llegado hasta él. Parecen escaleras de madera.
Posteriormente, tenemos un perfecto sendero marrón. Ha llovido, y más cuanto más alto estamos, más se nota. El rastro de las llantas de las bicicletas ayuda a que sea más visible el recorrido.
No sabíamos la altura exacta del Biscoy, parece una cumbre secundaria, pero el ascenso por su cara Oeste es esforzado y largo.

Tenemos delante un cruce a la derecha, señalado con un hito y una raya azul. Nos sirve para desviarnos y emprender el último tramo del alto del Biscoy.
Tenemos vistas al Norte de Alicante, y Mariola sigue encapotada. Sí que vemos el valle de la Alcoià al fondo.
Llegados a la primera antecima y en ella nos encontramos algo sorprendente, un sillón para disfrutar de las vistas. ¿Quien habrá sido el lumbreras de cargar con semejante peso hasta aquí?. Algo inaudito, un sucio haciendo un gran esfuerzo.
Las cumbres de la sierra del Carrascal de la Font Roja no se pueden divisar, en su lugar, una cerrada niebla, blanquecina, lo nubla todo.


Contemplamos la cara Oeste, donde deberíamos ver el Menetjador, pero está encapotada, la cara Suroeste, con Els Plans, está igualmente oculta. Al Sur, vemos perfectamente la Peña Migjorn.
Cima del  Biscoy.
Y llegamos  a la cima del Biscoy con 1.164 metros de altitud. Sin vértice geodésico, en su lugar está marcada con una gran montaña de piedras y unas cintas rojas que ondean al viento. El mejor sitio para comer y tenemos hambre y comida.
Nos situamos a su lado, hay como una hondonada de piedras, resguardados en su interior. Al Norte tenemos unas pequeñas carrascas que hacen de parapeto para el fuerte viento que sopla en ese momento.
Después de comer debemos abrigarnos un poco, la temperatura es otoñal.
Proseguimos la ruta hacia el Este. Solo nos separan de la antecima unos metros y en ligero descenso.
Pero hacemos una parada para observar hacia el Norte el valle que se forma entre Alcoy y Bañeres, que habitualmente tiene sembrado cereal. Y como una espina dorsal lo recorre a lo largo el río Polop, dando en otoño un toque de color las alamedas que crecen a su vera.
Llegamos por la crestera a la antecima más al Este del Biscoy, también luce una cinta que baila al ritmo del viento y decidimos bajar desde ahí rectos.
Vamos descendiendo sabiendo que a nuestra izquierda hay rocas y será más difícil. Nos vamos girando a la derecha y encontramos la senda oficial. Se nota perfectamente el sendero pateado por muchos montañeros, en algún punto hay pintura azul que confirma que es la buena bajada.
Solo resta descender con precaución, por la piedra suelta que abunda en esta zona, y llegando a la parte baja nos internamos en un bosque de pinos por debajo del cual llegamos hasta la Venteta de los Cuernos, punto de inicio y final de nuestra preciosa ruta de hoy.
Hemos tenido por fin un día con una temperatura que nos ha permitido caminar sin sudar y es un placer olvidar las gorras y hasta las gafas de sol.
Preciosa ruta a un monte inédito para nosotros que nos ha deparado sorpresas, agradables todas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario