Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

jueves, 21 de abril de 2016

SIERRA DE CREVILLENTE- PASO DE LAS YEGUAS, MONTE ALTO(682 m.) Y LA CRUZ DE ALBATERA


OESTE DE LA SIERRA DE CREVILLENTE


FICHA TÉCNICA-
Día: 21/04/2016
Participantes: Julián y Lourdes.
Tiempo estimado: 8 horas.
Distancia: 25 km.
Dificultad: Alta-Media. Por la distancia y desnivel. Pero sin problemas técnicos.

PR CV 180
Como llegar: Por la nacional 332 de Alicante a Murcia. En el pueblo de Albatera seguir las señales de unos pequeños paneles marrones. El primero nos indica a la izquierda al Parque de la Huerta, lo obviamos. El segundo nos orienta hacia el Parque de Montaña, a la derecha. En la primera rotonda un nuevo cartel nos lleva a la derecha. Entre huertos seguimos el carretil hasta una nueva señal que nos señala a la izquierda. Transitamos paralelos al canal del trasvase Tajo-Segura y en unos metros un cartel nos señala a la derecha. Rectos para llegar al aparcamiento del Parque de Montaña "Virgen del Rosario".
Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=13029129


ITINERARIO:
Parque de Montaña Virgen del Rosario de Albatera - PR CV 180 - Trialera Parque de Montaña - Corral dels Mangots - Camino de San Cayetano - Camino Serralba - Barranco de la Algüeda - Paso de las Yeguas - Cruce a ermita de San Cayetano/Refugio de la Algüeda - Cruce al PR CV 110/PR CV 180 - Cruce al Refugio de la Algüeda/Mirador - Cueva de Jaime el Barbudo - Collado de la Algüeda o Puerto de Albatera/CV 873 - Casa del Sastre - Monte Alto - Cruz de Monte Alto de Albatera - PR CV 180 - Pas de l'Estret de les Finestres/Paso del Estrecho de las Ventanas - Camino de la Cantera - Carretera de Albatera a Hondón CV 783/Km.6 - CV 783/Km. 8 - Granjas - Parque de Montaña Virgen del Rosario.






El Parque de montaña "Virgen del Rosario", de Albatera, está situado al comienzo de las estribaciones de la sierra de Crevillente, muy cerca de la Ermita de la Virgen del Rosario y su ubicación lo convierte en un mirador excepcional hacia la sierra y la huerta de la Vega Baja.




Dispone de unas instalaciones inmejorables para la práctica de diversas actividades medioambientales, tanto en el Aula de la Naturaleza, como centro de educación ambiental y al aire libre.
La zona de recreo cuenta con los recursos e infraestructuras necesarias para la realización de actividades de ocio y tiempo libre, rodeado de pinos, plantas autóctonas, un riachuelo artificial y una rocalla donde se pueden apreciar diferentes tipos de plantas mediterráneas.
Está dotado de zona de acampada, casa-albergue, barbacoas, fregaderos, agua potable, aseos, duchas, embalse regulador, torre-vigía y un aula de la Naturaleza.
Es zona de paso del sendero de pequeño recorrido PRV-180 La Algüeda.



RUTA:

Iniciamos la marcha en la puerta del Parque de Montaña "Virgen del Rosario" de Albatera. Debemos saltar por encima de una cadena que impide el paso de vehículos y dirigirnos rectos adentrandonos en el área recreativa, debajo de la pinada hacia una torre de vigilancia de madera. Pasamos al lado de un aljibe de riego. Cuando llegamos a una esquina del parque, una señal de pintura blanca/amarilla nos conduce hacia una bajada habilitada con barandillas de madera. 

Esta senda nos lleva hasta unas casas de madera y, siempre muy bien indicado, nos interna en un bosque de pinos para encaminarnos poco a poco hacia la sierra.
Enseguida salimos a una pista ancha de tierra, Camino de San Cayetano, pero en unos metros otra bifurcación nos desvía a la izquierda para dirigirnos rectos hacia una larga cresta de roca que se interpone entre nosotros y la sierra de la Mitjana. 


Caminamos pensando por dónde y cómo la cruzaremos, parece difícil por los paredones verticales de roca. En comparación con la altura de la Mitjana son bajos, pero conforme nos acercamos ganan altura y solidez.












Por el lugar que en principio nos parecía más factible atravesar está imposible.
Después de un brusco giro a la derecha nos internamos en un recodo de una de las múltiples ramblas que bajan hasta el barranco de la Algüeda y nos conduce a un paso muy estrecho, llamado por el Paso de las Yeguas o Pas de les Egües.


El Paso de las Yeguas es una brecha abierta entre la continua y afilada cresta de Les Cordelleres.

Es un paso rocoso, labrado por el paso
del agua, está cincelado formando pequeños toboganes o sifones de roca viva (ahora secos). Nos detenemos un rato en él, pasar por este rincón era algo pendiente en nuestra agenda. Es muy interesante llegar a un enclave que parece infranqueable, pero en el que inexplicablemente la naturaleza ha permitido un sencillo paso.

De frente se abre la vista a la peña de la Mitjana, su cara Sur observamos muchas oquedades, luego leemos que existen muchas cuevas y brolladors, que en verano despiden viento caliente.




Y a nuestra espalda vemos la crestera peñascosa de les Cordelleres con varios forats.
Proseguimos para enseguida encontrar un poste indicador del PR CV 180,  a la derecha a la ermita de San Cayetano, la desechamos. A la izquierda al Refugio La Algüeda y Corral del Sastre en el puerto de Albatera.
Ambos itinerarios rodean la Mitjana, pero mientras uno lo hace por su cara  Sureste, el nuestro recorre la Suroeste.


Nos dirigimos hacia la izquierda para circunvalar esta sierra para llegar por su lateral Oeste, hasta la encrucijada que se encuentra situada en el Barranco de la Cova.

Caminamos entretenidos con las diferentes perspectivas. Si miramos hacia atrás tenemos panorámicas de toda la sierra de Crevillente, la Vella, el Puntal de Matamoros, el Campanar....

Los desfiladeros y barrancos se suceden, solo faltaría agua para que la sierra se pareciera a los Pirineos, con cascadas despeñandose, soñar es gratis.

No podemos dejar de mirar la muralla de piedra de les Cordelleres, caminamos un buen tramo paralelos a ella, es una especie de "muralla china" pero creada por la naturaleza.
Mirando hacia atrás descubrimos otra visión del Paso de las Yeguas, es un corte profundo en medio de esta afilada sierra.
La foto de abajo nos muestra toda la longitud y encrespamiento de esta formación rocosa. Da comienzo antes de la carretera que une Albatera y Hondón, se interrumpe por el paso de esta, y el final es lejano, interminable. Apreciamos la brecha del Paso de las Yeguas.








Y hacia el frente disfrutamos de la vista a nuestro objetivo del día, aún distante, Monte Alto y la Cruz de Albatera. A la izquierda paralelos a les Corderelles, a la derecha la Mitjana.



Ganamos altura y nos vamos situando en un enclave privilegiado, con vistas a las estribaciones de San Cayetano, no se observa la cima, pero hay unas formaciones rocosas o pináculos pétreos que le dan una estampa abrupta.
En este punto hay una bifurcación. A la derecha iríamos a buscar el PR CV 110 que sube al Picacho, lo obviamos. A la izquierda seguimos por el PR CV 180. Es el cauce del Barranco de la Cova que debemos bajar para cruzar la rambla seca y colocarnos en otro poste informativo. 

Si vamos a la izquierda llegamos al Refugio de la Algüeda. Lo desechamos. Nos dirigimos a la derecha para afrontar una continua subida, sigue su trazado por la ladera hacia el Alto del rincón de los Tiesos,  ya la conocemos en bajada pero hoy nos sorprende por su exigencia en ascenso en algún tramo.

Llegamos a tomar bastante altura y rodeando una loma sembrada de espartos vamos llegando a un rincón que nos llamó el otro día la atención por su frondosidad, carrascas, lentiscos y sensación de frescura por que se encuentra al resguardo de una alta peña.

Vamos por el sendero que discurre por el filo para cruzar por encima de un gran precipicio, sin ningún peligro. 
La senda repta hasta un terreno más llano y enseguida sale a una pista ancha de tierra. 
Vamos a la derecha para llegar enseguida a un cruce marcado por un pequeño cairn,  a la izquierda, este va por el otro lado del barranco hacia la CV 873. Continuamos rectos hasta llegar a otro hito de piedra, a la izquierda, sendero por el que vinimos hace poco, por debajo de la senda de la cueva de Jaime el Barbudo. 
Si miramos hacia atrás destaca la cima de San Cayetano y se observa el sendero de su cara Oeste.


Proseguimos apenas 1 par de metros más arriba y encontramos pintura a la izquierda blanca/amarilla (si continuáramos por la pista llegaríamos al mirador y poste señalizador de la ruta de Jaime el Barbudo) pero en esta etapa nos dirigimos a visitar la Cueva de Jaime el Barbudo. 
Solo hay que seguir las marcas del PR, pasar por debajo de una gran torre eléctrica y enseguida debemos descender unos metros para hallarla y situarnos en la boca de la sima.
A su lado hay una formación rocosa curiosa con unos ventanales redondos que nos recuerdan a las covetas dels moros de Bocairent, pero menos y más bajas. Vamos a visitarlas y regresamos a la sima.

Después de la visita descendemos apenas unos metros para enlazar con el sendero que recorrimos hace poco y desde allí en varias lazadas llegamos al Collado de la Algüeda o Puerto de Albatera que está atravesado por la carretera CV 873, de Albatera a Hondón.
 



Cruzamos con cuidado, hay mucho tráfico y no pasan despacio. A la izquierda hay una pista ancha que lleva hacia Monte Alto, a la derecha un PR que lleva a Hondón de los Frailes, pero preferimos subir por la senda que sale recta,  hacia un pino que da buena sombra. Parada para almorzar un poco, hidratarnos y recuperar fuerzas. 

Retomamos la ruta continuando rectos hasta el corral-cueva del Sastre. Enseguida una indicación hacia la derecha para bajar hacia Hondón. Nosotros la desechamos y continuamos rectos.
Echando la vista atrás tenemos una panorámica diferente del Picacho y la Mitjana.
En principio la senda no tiene apenas desnivel, caminamos viendo las sierras del Norte, del Cantón, dels Frares, Algaiat, de la Cava, del Reclot,  la Zafra, Salinas.....
Pero cuando encontramos un pequeño barranco debemos girar a la izquierda para ascender y entonces la ruta gana desnivel. Es una senda herbosa por la que es un placer caminar viendo, a las espaldas,  todas las cresteras de la sierra de Crevillente, el valle de Hondón. Y al frente solo se ven pequeñas colinas y algún pináculo.

Encontramos una pequeña serpiente que sigue su curso sin detenerse, pero nos provoca un sobresalto.

Engarzamos con la pista ancha de tierra, que nacía al lado de la carretera CV 873, y tomamos dirección diestra.

Hacia la Vega Baja tenemos la vista de un precioso barranco y vemos varios caminos que lo surcan. En lo alto de la cumbre se ve una curiosa formación rocosa con dos aberturas o forats.

Todavía nos queda pasar un cruce, señalado con un poste indicador muy rudimentario, está tumbado y sujetado con una piedra. A la izquierda.





Mirando hacia el valle de Hondón se ven un par de colinas, el Turó del Monte Alto, sus laderas han sido repobladas con pinos plantados en espiral. Esta misma foto la había visto antes, pero los pinos estaban más frondosos y verdes. Esta pertinaz sequía va a acabar con todo el arbolado.


Llegamos al punto de inflexión para subir a la cima de Monte Alto.

Un gran cairn de piedras, a la izquierda, señala el sendero. 

Por un ralo bosque de pinos, varios secos, llegamos a un siguiente cruce. En este nos dirigimos a la izquierda.

Una última bifurcación  a la derecha y nos encaramamos a la cumbre de Monte Alto, de 682 metros de altura.




Una cima modesta de altitud, pero con unas amplias panorámicas de la sierra de Crevillente,de la sierra de Abanilla... 
Destaca la cantera que se encuentra en primer plano, de un tono verdoso, se oyen las máquinas trabajando en este momento.
Sacamos las fotos de rigor para inmortalizar el momento, bebemos agua y disfrutando de una visión nueva y gratificante. Decidimos seguir hasta la Cruz de Albatera, no vamos a regresar sin visitar todo un hito en la comarca. Además la senda que va por el cordal tiene el aspecto de ser muy sencilla.


En suave descenso/ascenso vamos cresteando hacia el Sur. De frente tenemos la sierra de Callosa que emerge entre las llanuras de la huerta regadas por los múltiples aljibes y canales del trasvase Tajo-Segura.
Hay pequeñas coscojas, espartos y vegetación baja que nos acompaña por toda la crestera. 

En un punto, sin mucho peligro para nuestro parecer, han fijado una cadena, al ser un sendero de pequeño recorrido evitan cualquier paso expuesto, aunque tenga poca dificultad.

Pasamos al lado de una roca con formas caprichosas y afrontamos el último tramo de la ruta antes de comer. 
La roca en la cual se encuentra situada la cruz tiene varias placas recordatorio, e incluso vemos unos anclajes de escalada, pero algo roñosos, no me atrevería a colgarme de ellos.
Parada y fonda. 
En la sólida roca sacamos los bocatas que nos saben a gloria y nos hacen recuperarnos del desgaste.
Sopla un suave viento que deja una estupenda temperatura.

Miramos a un lado y otro para buscar un camino alternativo de bajada. Vemos un gran poste de madera tumbado y en él una flecha parece dirigirse recto hacia la ladera Oeste de Monte Alto, pero parece que unas grandes cornisas se interpondrían en nuestro descenso haciendo imposible llegar a abajo.
No encontramos hitos ni pintura que nos ayuden a seguir ese sendero. Y es imprescindible para no encontrarse con problemas.

Observamos las panorámicas que tenemos a ambos lados de la peña y comentamos la


similitud entre las dos afiladas cordilleras situadas a cada lado,  de poca altura pero con un perfil con aristas. Ambas formaciones, de les Cordelleres a la izquierda, y les Finestres a la derecha, nos resultan semejantes. Parecen una "muralla china" continua que sirve de frontera entre la sierra de Crevillente y la huerta de la Vega Baja.


Y también a ambos lados tenemos las "cresteras principales" de la sierra a nuestra vista. A la derecha, el Cerro del Agudo, Cabezo Negro..; a la izquierda Picacho, Mitjana, Vella, Campanar....


Volvemos sobre nuestros pasos. 
Antes hemos visto un hito de piedras por el cordal, el dibujo de una senda y nos desviamos a la derecha, enseguida de la imagen, siguiendo el trazado. Bajamos por lo que parece un antiguo camino, pero al rato desaparece perdido entre la alta vegetación y su falta de uso,  nos volvemos a la ruta principal ante las dudas.


Seguimos por la crestera pasando al lado de la cueva, la cadena y en la siguiente vaguada hay un cairn más grande, a la izquierda. 
La aventura nos llama, pero con los cinco sentidos, si perdemos la senda regresaremos. Vamos a descender por él. 
Este se sigue sin muchos problemas, primero va al lado de un barranco y enseguida gira  a la derecha para pasar por debajo de la cima de Monte Alto.
Saliendo del sendero principal nos desviamos a la izquierda. Nos subimos a un cerro para ver si hay sendas sencillas de bajada, pero nos encontramos con altos y grandes peñascos que nos complican el descenso.


Nos resulta parecida a la sierra de Tabayà, las rocas están erosionadas.

Volvemos a la senda y esta nos lleva paralelos a la andada por la cima hasta que enlazamos con el trayecto del  track. A la izquierda.
La senda sin hitos sigue girando a la derecha para descender al Barranco del Ajuero. En él hay un dique para contención de aguas.
Es algo parecido a un campo a través, de quien ha subido el track a Wikiloc, llegamos al cauce seco y desde él retomamos la ruta original.
Enlazamos con el PR CV 180, con sus marcas de pintura blanca/amarilla. Este viene de la derecha. Nosotros hemos hecho un acorce.
El camino era ancho, pero está invadido por la maleza, espartos, romeros...
Llegamos a una explanada, enfrente de la cantera de áridos, y aquí la senda se interna por el pie de la sierra y el filo del Barranco del Ajuero. 
Apenas un angosto hilo de senda que sube y baja y da curvas inverosimiles nos sirve para caminar.
Nos parece demasiado complicada para un sendero de pequeño recorrido.



Vemos unas piedras de un color rojo intenso y las fotografiamos. (antes hemos visto, en el dique, unas de color verdoso.)
En una curva vemos un hito de piedras que marca el inicio de una senda hacia arriba, exigente, poco marcado,  pero es posible ascender por esta ladera en la que hemos intentado bajar, pero lo hemos dejado por falta de marcas que nos guiaran.
Cuando parece que es todo en bajada nos surge un último escollo que hay que remontar y sobrecogidos por la belleza del entorno nos preguntamos cómo no hemos oído hablar de este barranco tan salvaje y cercano.
Tan solo nos queda disfrutar de los paisajes cambiantes, de los precipicios descomunales.
Llegamos a la civilización, un precioso rincón frondoso en el cual hay un pozo con una valla y un aljibe, pero ambos secos desde no sabemos cuando. 

Seguimos en varios zigzags para descabalgarnos de la sierra. Una paraeta para observar a nuestra espalda la postal de la cara Oeste de Monte Alto, escarpada, agreste, montañera.

Predominan los tonos rojizos de las rocas, pero hay un despliegue cromático, blancos, naranjas, verdes, y rojos....

Y otro dique en el cauce del Barranco del Ajuero. Son optimistas en cuanto a las previsiones de lluvia.








Hasta entroncar con el Camino del Fondó dels Frares, pista de tierra ancha, que viene de la cantera de áridos.
De frente contemplamos la sierra de Les Finestres, desde su vertiente Norte, con su cresta afilada. Denominada así por su llamativa formación rocosa a modo de queso de Gruyère, sus agujeros causados por la erosión sobre roca arenisca blanda le dan el nombre de "finestres". 








Llegamos a un cruce, en el cual nos encaminamos a la izquierda para atravesar por el Pas de l’Estret o Paso de las Ventanas. Está situado al pie del impresionante Monte Alto, a la izquierda, y la pared de cierre por el Oeste de la sierra de les Finestres.

La pista de tierra nos conduce por el estrecho y contamos con panorámicas a la Sierra de Callosa de Segura y a toda la Vega Baja. El valle está verde por la cantidad de huertas de almendros, naranjos, limoneros, higueras, granados, olivos.... y demás arboles frutales que abundan en la zona.

El camino serpenteante nos dirige en un momento con vistas a la sierra de Abanilla y las cumbres que la coronan, como la cuerda de la Murada, el Agudo, que sobresale por su altura cercana a los 700 metros entre todas. Y nos despedimos de ella.
En una brusca curva tenemos vistas a la cara Este de la sierra de Crevillente, desde está óptica vemos las granjas de cerdos en su ladera, están en la otra parte de la carretera, y parecen cercanas.
Pero la perspectiva nos ha confundido,
nos quedan por delante unos 5 kilómetros hasta la carretera para atravesar toda la cara Sur de Monte Alto.
Pasamos al lado de varios aljibes llenos de agua de un azul refulgente, dan ganas de bañarse, el día sobrepasa los 20º y hace calor, gracias a que corre el viento no es insoportable. Con lo frescos que estabamos por las cumbres.


Vamos rodeando la Cruz de Monte Alto de Albatera y caminamos atentos a su lateral Sureste, para ver si se divisa algún sendero que baje. Pero desde está situación no se puede ver nada claro, si cruza un sendero no lo apreciamos. Y si es el que hemos intentado, está bastante tapado con la maleza, aunque parecía que no revestía dificultad, es una vertiente con pocos espolones rocosos, a diferencia de la Oeste. Pero tampoco está exenta de peñas y desfiladeros y sin sendero definido no se puede uno arriesgar.


Por fin parece que tenemos cerca San Cayetano y todo el cordal de la sierra de Crevillente y de Cati, pero el camino entre curvas y subes/bajas tiene bastante distancia hasta la carretera, a pesar de que en alguna curva tomamos el camino de en medio y realizamos algún atajo.
Llegamos hasta una casa de campo con una enorme plantación de limoneros. Durante toda la ruta hemos visto perdices y conejos, ahora volvemos a ver varios conejos, que salen de la sombra, y corren a esconderse.


Por el lateral de la finca llegamos a una puerta de hierro, está cerrada con candado.
Nos tememos tener que saltar alguna valla alta, pero girando a la derecha se traspasa la pared de la propiedad sin problemas.
Salimos a la carretera de Albatera a Hondón, CV-873, a la altura del km. 6,5.
Tenemos dos tracks, uno baja hasta el km. 5 y por el trasvase vuelve al parque de montaña. Y la otra, que elegimos, sube al km.8 y por las granjas baja al parque.




Caminamos en suave ascenso. Vemos y oímos el sonido del agua correr por un canal de riego y hacemos una parada para refrescarnos, el agua está caliente.
Justo antes del km. 8 una pista asfaltada, por la derecha, nos conduce por debajo de las granjas de cerdos.

Hay una gran plantación de higueras. No solo en esta vaguada, hemos visto varias fincas en la Vega Baja.

Una fuerte curva para despedirnos de Monte Alto, de la sierra de Crevillente y de les Cordelleres. Nos resta un pequeño ascenso.

Es una zona de terreno llano y árido.

Un último suave descenso acompañados de un canal de riego nos conducen hasta el Parque de Montaña "Virgen del Rosario".
Aprovechamos la arqueta abierta para refrescarnos los pies, no está fría pero nos ayuda a quitarnos el sudor.
Como nuevos regresamos a casa con las pilas recargadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario