Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

sábado, 14 de marzo de 2015

TENTUDÍA (1.112 m.), BONALES ESTE (1.059 m.) y BONALES OESTE (1.053 m.)

CIMAS DE BADAJOZ Y HUELVA


FICHA TÉCNICA-
Día: 14/03/2015
Participantes: Julián y Lourdes.
Tiempo estimado: 4 horas y cuarto.
Distancia: 16 km.
Dificultad: Media-Baja.

Como llegar: Por la autovía de Alicante hasta Sevilla. En la ciudad hispalense coger la A-66, Ruta de la Plata, dirección a Mérida. Salida en Monesterio. En la rotonda marca hacia la ermita de Tentudía. Seguir las señales hacia Calera de León, sin entrar en el pueblo continuar hasta un cruce a la derecha que te sirve para atravesar la carretera y tomar la subida de 9 kilómetros a la ermita. Carretil estrecho que te lleva a la cima.
Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9081607


ITINERARIO:
Monasterio y Alto de Tentudía - Carretera - Antenas - Puerto de los Ciegos - Bosque de robles - Bonales Este - Bonales Oeste - Bosque de robles - PR A 43- Cortijo de la Tallisca -Barranco de Valdelamadera -Cortijo de Catalina - Camino a Tentudia -Casa de Panduro - Fuente de los Enamorados -Barranco del Moro y Sendero de Ecosistemas Forestales - Cortijo Majada de las Cañas - Castañar - Subida al monasterio - Monasterio y Alto de Tentudía.



Cuenta la leyenda que en el siglo XIII, en una batalla contra los árabes, el capitán Pelay Pérez Correa, maestre de la Orden de Santiago, al ver que llegaba la noche y no obtenía la victoria, imploró a la Virgen gritando: ¡Santa María, detén tu día!. Y el sol se detuvo en el horizonte para permitir a las tropas cristianas la victoria. El maestre mandó edificar un templo en honor de Santa María de Tentudía.


Con la construcción del Conventual en la localidad cercana de Calera de León, en el siglo XV, la zona se convirtió en uno de los centros más importantes de la Orden de Santiago.

Y a principios del siglo XVI, el Eremitorio de Santa María de Tudía fue declarado Monasterio por el Papa León X, lo que supuso la adjudicación de grandes privilegios.

La Orden encargó en 1518 un retablo al prestigioso maestro azulejero Niculoso Pisano, de origen italiano, pero afincado en Sevilla. Este retablo es probablemente uno de los elementos más importantes del monasterio en la actualidad. En el retablo se puede apreciar una placa con la inscripción: NICVLOSVUS PISANVS ME FECIT A.D.1518.




En el interior destaca el claustro de estilo mudéjar, datado a principios del siglo XVI.
Desde la Tentudía,cima más alta de Badajoz, podremos contemplar la majestuosidad de la Sierra de los Bonales, donde bordearemos el pico más alto de la provincia de Huelva: el Cerro de los Bonales. En toda esta zona el bosque es de robledal, intercalado con alguna que otra higuera salvaje y arbustos de talla media.No podemos dejar de lado los robles y los hermosos alcornocales. En este mismo lugar atravesaremos la frontera entre Arroyomolinos de León y Calera de León, entre Huelva y Badajoz, parajes de Andalucía y Extremadura.



RUTA:
Nos disponemos a culminar las cimas más altas de Badajoz y Huelva, en el mismo día. 
Son tierras de colinas y dehesas donde las altitudes son moderadas. 
La primera está a unos pasos de donde aparcamos el coche. Al lado del Monasterio de Santa María de Tentudía se alza la cumbre más alta de Badajoz, algunos dicen que está situada en lo alto de la iglesia mudéjar del siglo XIV. Hay un bar, fuente de agua, miradores hacia Extremadura y Andalucía y arbolado para pasar un día al aire libre. 
Antes de comenzar la caminata vemos la ermita abierta y aprovechamos a visitarla, no vaya a ser que a la vuelta esté cerrada.
Nos deja impresionados su antiguo claustro múdejar con su coqueto pozo en medio, su altar y unas sepulturas. 
Salimos de nuevo a la calle, sopla el viento, y nos situamos al lado de la cruz de Santiago. Menudo esfuerzo (Sic) para coronar  la cima más alta de Badajoz. Ya tenemos el primer objetivo cumplido.
No es habitual llegar a la cima tan fácil, y tampoco que la ruta comience bajando.

Hoy comenzamos descendiendo por la ladera, dirigiéndonos por el cordal hacia la segunda cima. El sendero baja bruscamente, más de 100 metros. 
Debemos cruzar la carretera que hemos utilizado en la subida en coche y proseguir rectos un trecho por el sendero. 
Hallamos una pista de tierra. En el cruce nos dirigimos  a la derecha (por la izquierda realizaremos la vuelta). Enseguida comienza la subida. A la derecha hay una puerta metálica y nosotros vamos rectos, por una especie de cortafuegos que va paralela a la alambrada y a ejemplares de roble que jalonan el camino. 
Conforme ganamos altura vamos teniendo preciosas panorámicas del monasterio de Tentudía, a nuestras espaldas.








En el alto de la colina está situada una gran antena y sobrepasandola llegamos hasta una valla, que saltamos por la esquina, donde hay varias piedras para hacerlo. 
Debajo de unos encinares se resguardan del sol, que pega con ganas, un rebaño de ovejas.


Desde este rincón seguimos viendo el cordal a seguir, el de la sierra de Bonales, con redondeadas colinas. 



Seguimos un difuso sendero que nos baja hasta la carretera, pero para llegar a ella hay que volver a saltar la valla.
Un pequeño trecho de carretil asfaltado (va en dirección a Cabeza la Vaca)  nos conduce hasta una pronunciada curva, a la derecha continua el asfalto hacia el Puerto de los Ciegos, a la izquierda, una pista de tierra. 


Nosotros vamos de frente. Volvemos a saltar una alambrada, por la esquina, y nos introducimos en un precioso bosque de robles,. Hay de todos los tamaños y algunos de gran envergadura lucen al lado de ruinas de tapias de antiguas casas, corrales... 







Una suave ascensión nos lleva a otra valla que debemos superar. Desde ese punto, caminamos rectos para alcanzar el Bonales Este. Está señalizado con un pintoresco hito, un par de troncos verticales sobre una base de piedra, todo muy rústico. Nada más coronar viene en la dirección contraria un enorme grupo de senderistas. Han comenzado la ruta en Arroyomolinos de León y se dirigen a Tentudía donde les espera un autobús. 
Traspasamos la línea divisoria, de Badajoz pasamos a Badajoz, no hay señales indicativas.
Continuamos por el cordal con un rosario ininterrumpido de paseantes hasta llegar la cima del Cerro de Bonales Oeste, el más alto de la provincia de Huelva. Igualmente indicado por un hito de piedras con tronco en vertical. Foto conmemorativa de la hazaña.
Objetivos cumplidos. Ahora tenemos que valorar si nos conformamos con volver a nuestra salida, en una ruta lineal,  o podemos hacer la ruta más completa, si, tenemos tiempo y ganas. 
Parada para comer y recuperar fuerzas. Hacia tierras andaluzas las colinas se suceden hasta la cercana sierra de Aracena y Picos de Aroche.






Reemprendemos la marcha debemos volver atrás un pequeño tramo, por el cordal. Pasamos de nuevo cerca del Bonales Este, atravesamos la valla, bajamos el bosque de robles, saltamos la valla de la esquina y en este punto giramos a la derecha. 

Es el PR A 43 que viene de Arroyomolinos de León. La pista de tierra, ancha, tiene grandes arboles y helechos en los laterales. 

Vamos mirando a ambos lados, a la derecha la finca vallada que hemos atravesado anteriormente y de la cual vemos alguna salida que igual nos hubiera bajado más rectos desde Bonales. A la izquierda, el valle frondoso y las sucesivas colinas que conforman la sierra de la Tentudía, y más al fondo, la Sierra de Aracena.
Cuando llegamos a una puerta verde, a la izquierda, debemos abrir la cancela, dejarla como estaba. Rectos nos internarnos en un estrecho sendero invadido por las margaritas, los romeros, tomillos, durillos y encinas. Uun poco más adelante hacen acto de presencia los alcornoques, a cual más enorme. Admiramos la belleza del rincón en el que estamos.



Conforme bajamos vemos alcornoques con un gran porte, sus troncos han sido desprovistos del corcho y lucen en dos colores: el gran tronco desnudo con tonos marrones/granates y las grandes ramas con tonos ocres/beis. 


Llegamos a otra puerta azul y nos rodean unos ejemplares impresionantes. Abrimos la cancela, la cerramos y nos recreamos en el enclave con una hermosa casa en ruinas que tiene una bonita planta. Es el desvencijado Cortijo de la Tallisca.
El sendero va avanzando entre dehesas con los prados verdes, flores y ejemplares de alcornoques. 
Un rincón idílico en el que la única interrupción es el canto de pájaros y el rumor de un arroyo de agua que cruza nuestro camino.










Proseguimos por el barranco de Valdelamadera, rodeados de frondosos alcornoques y en un alto vemos recortadas las siluetas de varias vacas pastando que nos prestan poca atención.

Avanzamos deprisa. El sendero es llano o en descenso y no tiene dudas. Hay que seguir las huellas de los coches que utilizan para cuidar y lleva comida a sus animales.

A lo lejos vemos una manada de caballos. Nos desviamos un poco a la derecha para no importunarlos pero vienen despacio hacia nosotros. Pensarán que venimos a darles de comer. Nos siguen un trecho, sin acercarse demasiado,  hasta que nos metemos en una vaguada, y se quedan vigilantes en lo alto del otero.


Debemos atravesar otro par de cancelas, que dejamos como las encontramos, cerradas. Pasamos al lado del Cortijo Catalina y llegamos al cruce en el que debemos girar bruscamente. Si continuáramos rectos llegaríamos a la aldea de La Vicaría. Era nuestro posible inicio de ruta, pero comentaba una persona que no le habían dejado pasar con el coche, porque es camino privado. No quisimos arriesgarnos y cambiamos el recorrido.

Hacia la izquierda es el Camino de la Tentudía. El sendero sube levemente con un paisaje adehesado que es una delicia para la vista, el oído, el olfato y hasta el tacto, porque hacemos alguna parada para acariciar los rugosos alcornoques y nos acercamos a ellos para apreciar sus cambios de tonalidades, sus grandes ramas con enormes y largos brazos retorcidos. 

En una vaguada de la sierra, sin vallas, vemos varios cerdos vagando por la sierra y ocupados comiendo. El cerdo autóctono en plena naturaleza.
Enseguida tropezamos con otra puerta con paso para evitar que se escapen los animales y una vez traspasada vemos carteles del sendero barranco del Moro y ruta de los ecosistemas   forestales.  
El cambio es radical. Accedemos a una pista de tierra mas ancha y caminamos rodeados de pinos negros, tal y como pone un cartel, vamos en suave ascenso. 
La bajada la hacermos entre alcornoques centenarios, conservados por el ser humano, por ser el medio de vida en las faldas de la sierra de la Tudía y por el rendimiento que todavía consiguen de ellos. Por contra, este barranco ha sido repoblado de pinos negros también por humanos. Qué diferencia en la manera de pensar y actuar.


Serpenteando por la ladera de las montañas, que antes hemos hollado, pasamos al lado del Cortijo Majada de las Cañas. Perfectamente conservado, no le falta ni la típica puerta de entrada.
El ascenso es de suave desnivel y vamos ayudados de la sombra de los pinos, a los que se va añadiendo pequeños robles.







Cuando llegamos a una brusca curva, a nuestra derecha un vallado de barandillas de madera sirve para cercar un joven castañar de nueva repoblación. Entramos para sacar varias fotos y leer los carteles. 
Regresamos a la pista ancha hasta una encrucijada. A la derecha ruta de la Pantaneta, a la izquierda, al monasterio. Optamos por esta última que nos enlaza con el sendero de bajada de la Tentudía. En este cruce nos desviamos a la derecha, por la exigente cuesta, que nos cruza la carretera y nos conduce sin perdida a la cumbre y monasterio de Tentudía. Mucha gente en los alrededores y el bar abarrotado. Un tentempié y nos despedimos de este espléndido reducto de naturaleza en estado salvaje. 
Dos cimas cuya ruta en principio es monótona si la haces lineal, pero ampliando el recorrido se aprecia la variedad de arbolado y lo bien que han sabido conservar su patrimonio natural.
La carretera de bajada es una delicia, demasiado estrecha si tropiezas con un autobús. Vamos viendo corrales con cerdos, caballos, cabras, tapias de piedra, azagadores...........

No hay comentarios:

Publicar un comentario