Machado

"Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace el camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar". Machado.

sábado, 14 de mayo de 2016

TOLL BLAU. ALTOS DE SAN JAIME, LAS REPTANAS Y L'EIXAR

POR LA CARA OESTE DE LA SIERRA DE MARIOLA


FICHA TÉCNICA-
Día: 14/05/2016
Participantes: Julián y Lourdes.
Tiempo estimado: 7 horas y media.
Distancia: 28 km.
Dificultad: Media-alta. Por la distancia.
GR 7. Información sobre el nacimiento del Vinalopó.
Como llegar:
Por la autovía hacia Madrid. A la altura de Villena salir dirección Valencia por la CV 81, hacia Bocairent. Sin llegar al pueblo, en una rotonda, se toma a la derecha la CV 794, dirección Alcoy. Pasa por el Polígono Industrial. Continuar los giros indicados por esta carretera hasta culminar el puerto. Una vez que la carretera llega a la zona llana, a unos 100 metros y en una curva a la izquierda, hay una explanada a la derecha, sin asfaltar, con un letrero de pequeño tamaño que indica “la Peñeta”.
ITINERARIO:
El Portell - CV 794/Km.2-3 entre Bocairent y Alcoy - Casas del Portell -  Antenas - San Jaime - Cruz - Camino a Bocairent - Senda a Bocairent - Font del Teular - Casas del Teular - Ermita, Chopo y Fuente del Pla de Santa Bárbara - Lavadero y charca - Casa la Fábrica - CV 794 - Camí del Bou - Casa Dominguez y del Pou - Valla del Coto de Caza - Casa la Boquera - Valla del Coto de Caza - Reptana 2 - Reptana 1 - Cordal - Eixar - Font Freda - Mas de les Guilelles - Mas del Congregants - Mas l'Altet de Mariola - Puente sobre el Río Vinalopó - Fábrica de Blanes(Molí de Dalt y de Baix) - Toll Blau - Fábrica de Blanes - Puente sobre el río Vinalopó - Font de la Coveta - Mas de les Torretes - Azud de Els Brulls - Pou de la Rambla - Mas de la Rambla - CV 794




Existe una cierta controversia en cuanto a la ubicación exacta del nacimiento río Vinalopó. Tradicionalmente se ha venido considerando la Font de la Coveta como tal, si bien es cierto que el agua provendría de Els Brulls, o incluso de una zona más arriba, en las proximidades del Mas de Bodí.
























Lo que sí es cierto es que, es en este manantial donde el agua brota a la superficie de forma permanente, creando así un verdadero río de vida. Las aguas continúan su camino formando varias pozas, la más interesante está muy cerca de la Font de la Coveta, es el Toll Blau.  Luego continúan por Sax, Elda, las proximidades de la sierra de Crevillente, atraviesan la ciudad de Elche y desaparecen antes de llegar al mar. Son un total de 92 kilómetros de escaso caudal, ya que el río se ha empleado desde antiguo para mover los engranajes de las fábricas textiles y papeleras que tanto abundaban a lo largo de su curso, y también en los cultivos de regadío que existen en sus riberas.


RUTA:

Comenzamos por el arcén de la carretera CV 794, que también pertenece al tramo de GR que va de Alcoy a Bocairent.


En cuanto salimos a la CV si fuéramos hacia la izquierda tomaríamos el sendero que baja a Bocairent. Nosotros enfilamos dirección a Alcoy, por la carretera. En el margen derecho hay una pequeña senda que hace más cómodo el medio kilómetro que nos separa de la primera bifurcación. Transitamos por la urbanización del Portell, casas de campo diseminadas,  y un cartel "Albergue rural la Yuca" nos indica el punto de inflexión. Giro a la izquierda. 
Por un camino ancho de tierra pasamos al lado de una finca que nos recuerda a las películas del Oeste.
Enseguida un estrecho sendero nos vuelve a sacar a la pista. Sobrepasamos varias casas de campo con gallinas, gallos, perros...
Y echando una vista atrás podemos observar al fondo la Blasca,  la Cenezosa, y a la izquierda el cordal de la Sierra de la Fontfreda por la que regresaremos después.


Llegamos a un cruce y nos acercamos hasta las antenas que coronan la antecima de San Jaime, a su lado han puesto una mesa y bancos de madera para sentarse a almorzar. La vista del pueblo de Bocairent es así de espectacular.


Regresamos al punto del que surge la senda que en pocos minutos nos alza sobre la cima de San Jaime. Con su modesta altura, solo le restan 4 metros para llegar a los 1.000, sus panorámicas son para no perderselas. Estamos un rato disfrutando del Montcabrer, de la valleta de Agres, detrás la vall de Albaida,  el Benicadell hacia el Este.....y reemprendemos la marcha.
Tenemos tarea, vamos a ir hasta el cordal que va paralelo a nosotros, pero por la cara Sur. Hay que atravesar la vaguada y alzarnos sobre las Reptanas que son inéditas para nosotros.

Enseguida encontramos esta Cruz/Mirador desde la cual se ve el valle y todo el cordal Norte de la Sierra Mariola. Desde el Alto de la Cova, el Portín, el alto de la Cava...hasta el Montcabrer.
En la loma que tenemos a continuación se ve reverdecer la alameda de la Font del Teular situada en su falda. Y pensamos en la posibilidad de ir a visitarla.
Bajamos de San Jaime haciendo un campo a través, aunque parece en algún tramo que existió sendero, pero este está muy poco usado.
Y sin peligro ni perdida salimos al Camino de Bocairent, ya usado en otra excursión.



Giro a la derecha y enseguida encontramos un cruce en el que debemos ir a la izquierda para tomar el ramal que baja hacia la Font del Teular. Está en el lateral. Paramos a visitarla. Mana mucha agua y, surge el tema de discusión del día que si ha llovido mucho en la sierra, si no ha sido lo suficiente.... Vamos a dejar el dilema hasta ver la fuente de la Coveta, ella nos dirá si ha llovido o no. La solución al final de la etapa.
Si continuaramos hacia abajo llegaríamos a Bocairent.
Giramos a la derecha para llegar a las Casas del Teular, en ruinas, enclavadas entre chopos verdes, vestidos de primavera.
Este camino nos lleva de nuevo al punto de inicio de bajada a la fuente y virando a la izquierda podemos observar el Alto de San Jaime a nuestras espaldas.
Un último giro a la izquierda nos lleva directos, entre un bosque de pinos, a la ermita de Santa Bárbara, a su parte trasera.


Caminamos rodeados de flores amarillas que embellecen el paisaje.

Desde la espalda de la ermita giro a la derecha para contemplar el magnífico ejemplar de chopo, su gran tronco va poco a poco muriendo, pero con ayuda de muletas conserva todavía varias ramas que han brotado de nuevo esta primavera. La fuente está seca.

En este rincón sombrío vamos a hacer la parada de almuerzo. Una fruta, nueces, agua y seguimos la marcha.


Por este enclave pasa el GR 7. A la izquierda a la fuente de Mariola y hacia Alcoy, a la derecha hacia el Portell(de donde hemos partido) y a Bocairent.
Tomamos la pista que tenemos de frente.

Flanqueados de chopos y paralelos a un canal que parte de la Font del Pla de Santa Bárbara llegamos al lavadero.



A su lado hay una charca para la conservación de ranas. Y el inevitable tema de la lluvia suficiente o escasa.
Con estas imagenes parece que gana fuerza la falta de agua y de nieve este invierno.

Rectos pasamos al lado de una gran masía, la Casa de la Fábrica, un perro nos ladra sin muchas ganas, al ser pequeño no le prestamos apenas atención.

La enorme casa nos fijamos está habitada, muy bien conservada y tiene flores en el jardín.
Y en pocos minutos salimos de nuevo a la CV 794. A la izquierda. Caminamos unos pocos metros por el arcén y cogemos el primer ramal que sale hacia la vaguada, a la derecha.
Nos encanta este paisaje agrícola, campos de cereales que verdean en primavera, mirtos en flor... y nos traen recuerdos, por su similitud, de la zona media de Navarra.
Y en medio de la pista de tierra ha quedado un gran charco, el cereal está verde.. se inclina la balanza a favor de la gran tormenta de la semana pasada.
Llegamos a una bifurcación. Debemos ir a la izquierda para pasar por la puerta de Casa Dominguez y a continuación por otra en cuya puerta  hay un letrero que pone "El Pou". Continuamos por el sendero que enfila recto hacia la sierra, pero antes nos detenemos a observar un pouet, en un lateral, que tiene agua.













Abandonamos el terreno de labrantío y nos internamos en un bosque de pinos. Entre el arbolado vemos una pequeña casa y giramos a la derecha. Avanzamos sin ver alrededor otra cosa que arboles y algún ciclista que pasa a nuestro lado.
Y después de un par de cruces llegamos a la puerta de un Coto de Caza. Prohibido el paso.
Hay puesto un candado en su parte superior, pero está abierto como cuando se permite abrir y cerrar las cancelas para el paso de personas. No es época de caza, no creemos que nos digan nada por caminar sin causar ningún daño.
El bosque de pinos, carrascas deja espacio a una vaguada con campos de cebada ralos, amarillentos, le ha faltado agua.
Vamos en llano y rectos, el día está ideal para caminar, ni frío ni calor.


Llegamos a una gran explanada, en la parte derecha tenemos las ruinas de una antigua masía, Casa la Boquera. Y cuando llegamos ante su puerta algo que nos llama la atención, una fea fuente de hierro, pero sin agua. Proseguimos viendo a nuestra izquierda unas fincas en las cuales se divisa otro pouet y en el campo están plantando viñedos.


Vamos ladeando por el pie de la loma, pasando al lado de unos montones de maderos largos, están trabajando en nuevas plantaciones y los usan para ellas.

Conviven pasado y futuro en pocos metros,  una enfrente de la otra, una finca de nuevo cultivo de viña, con unos enormes troncos para cuando crezcan las cepas amarrarlas a ellos, con otra de antiguos viñedos.
 Y disfrutamos de unas estupendas vistas, al Este, sobre el macizo del Montcabrer.
Nos alzamos sobre una loma, pero debemos volver a bajar. Este último tramo discurre por un cortafuegos que recorre la sierra de arriba a abajo, va a saco, con  gran desnivel.
Y hay abrevaderos para pájaros. ¿Serán para las perdices que han salido a nuestro paso?


Echamos un vistazo hacia atrás y vemos la loma por la que hemos transitado, por su pie, y los caminos que artificialmente han creado para proteger las pinadas de los posibles incendios.
Y después de retomar la pista oficial ya podemos permitirnos subir con más comodidad virando hacia la izquierda para asomarnos al punto de la ruta en que pasamos más cerca del Montcabrer, divisamos el castillo de Mariola, el alto de la Codolla, y toda la crestera Sur como telón de fondo, con el Portín, el Alto de la Cova.....
Llegamos al punto de inflexión en nuestra ruta, el camino gira a la derecha para recorrer el cordal de la Reptana y más adelante de Soterrani.
Vemos la alta valla que sigue sin interrupción hasta más allá de nuestra vista. Caminamos paralelos a ella, esta se eleva para cercar un espolón rocoso que se halla en un recodo. Enseguida vemos un hito de piedras encima de una peña, y hay un paso no muy difícil con ayuda de una roca para ganar altura y poder traspasar la valla. 
Pero nosotros la desechamos, vamos a buscar la puerta de salida.
Un poco ingenuos, porque después de medio kilómetro llegamos a la puerta de acceso/salida. Está cerrada con un candado oxidado, imposible de abrir.
Que hacemos. Sabemos que la Reptana más baja está muy cerca, si continuamos nos alejaremos de nuestro siguiente objetivo, y lo que es peor tendremos que saltar queramos o no pero más adelante.
Primero salta el de las piernas más largas, ponemos una piedra en el suelo y la cruza. El problema es con estas patas tan cortas. Casi en espagat, arriba, y con la ayuda del que está en la otra parte de la valla es más fácil bajar.

Dificultad superada, eso no pasa todos los días, pero esta puerta ha sido de las mas dificiles que hemos traspasado.
Salimos por el sendero a una pista y a la izquierda vemos la Reptana. Por un sendero difuso, en el cual hay un hito de piedra, caminamos riendo de la última aventura que nos ha deparado el "tranquilo" senderismo. 
 






Giro a la izquierda y ya vemos la Reptana 2, le llamamos así porque es de menos altura que la próxima a la que subiremos, pero la hollamos la primera. Ha habido un incendio hace muy poco, un par de años a lo sumo, los arboles todavía nos tiznan de negro. Que lástima, pero resurgen unas pequeñas coscojas.

Nos encaramamos a una roca  y después de las fotos disfrutamos de todo el entorno. De frente la cara Norte de la sierra del Carrascal de la Font Roja, al fondo el Maigmó, y a la derecha el cordal de la Cenezosa. Al Este el Montcabrer. Hacia el Sureste, la Serrella, Aitana, Puig Campana...
Volvemos sobre nuestros pasos hasta la pista y allí caminamos por el cordal hacia el Oeste. Desechamos una pista asfaltada que viene de la cara Sur y continuamos de frente. Cuando nos situamos a la altura de la Reptana 1 se ve la diferencia de altura con la 2.

Debemos girar a la izquierda y primero por una pista y mas tarde, en campo a través, por la loma herbosa con matorral llegar a la segunda Reptana del día.

Desde la atalaya se ven todas las observadas anteriormente y además la Reptana 2 delante del Montcabrer. Su fisonomía pedregosa la distingue del resto.
Hay una estampa de la etapa que hicimos hace unos días por las cornisas que rodean el Barranc del Cint. Desde una perspectiva diferente.
Y volviendo sobre nuestros pasos salimos a la pista que recorre el cordal de la sierra de Este a Oeste. Es en llano y vamos con la vista puesta en las sierras del Oeste y del Sur de Alicante.

Hasta que llegamos a un cruce con un poste indicador hacia la Font Freda, la derecha.
Pero con lo que no contábamos era con que baja hasta una vaguada y luego nos toca subir, no es muy exigente, pero por eso la ruta acumula casi los 800 metros de desnivel por sus continuos altibajos. Cuando llegamos a l'Eixar tenemos el depósito vacío, parada para comer y beber.
Pero antes nos arropamos un poco, para ser un día de mediados de mayo tenemos una temperatura fabulosa. No se puede hacer esta ruta tan larga si hace calor.



Devoramos los bocadillos, postre y después de contemplar el extenso panorama que se divisa desde esta atalaya sacamos las fotos de cima y reemprendemos la marcha. Salimos a la bifurcación y giro a la izquierda para transitar por una pista ancha de tierra con bastante cuesta.

Ahora vemos de frente el cordal por el que hemos comenzado el itinerario, en la zona Noroeste de Mariola.
Han salido muchas nubes blancas que hacen un perfecto contraste con el cielo azul.
Encontramos el paraje de la Font Freda, de su caño apenas cae un chorro, pero está muy buena haciendo honor a su nombre. Con la primavera en ebullición el entorno es espectacular.
Hay un tetracruce. A la derecha, 45º, podemos subir a la Casa el Somo. La siguiente, casi en recto, es el Azagador de la Font Freda que nos devolvería al coche con rapidez.
La de la izquierda, hacia arriba, sube a la Casa de l'Eixar, y la pista a la izquierda es la que decidimos tomar para ir a visitar el nacimiento del Vinalopó y el Toll Blau.



Avanzamos por el pie de la sierra de l'Eixar, este sendero enseguida toma dirección Norte y con una acentuada pendiente vamos bajando hasta la parte trasera de Casa Guilella la Vella.

Vemos muchas carrascas y algunas con un tamaño considerable.

En la huerta de Casa Guilella, y los campos que la rodean, tienen magníficos ejemplares de nogal brotando y al lado de la casa un espectacular pino.

Sin embargo las fincas de cereal que vamos sobrepasando están bastante ralas, les ha faltado un par de riegos, por lo menos.
De la parte trasera de la casa, por su derecha, salimos a la pista de tierra que se dirige al Vinalopó.

Al hacer el giro, hacia la izquierda, tenemos de frente la nueva Casa Guilella y los viñedos que la rodean.
Viene un grupo de gente en bici, que sitio más agradable para dar un paseo sobre 2 ruedas. 
Avanzamos rápido, es un placer caminar entre un precioso seto de carrascas que nos permiten, entre las sombras, llegar a nuestro objetivo. Pero todavía hay que dejar atrás el   Mas del Congregants y el de l'Altet de Mariola, ambos a la derecha. También observamos en lo alto el Castillo del Vinalopó.
A la izquierda, sin embargo, tenemos arbolado de todo tipo. Pinos y carrascas abundan en las lomas de las colinas y en los valles hay muchos cerezos, con la fruta todavía verde.

Y cuando llegamos a la altura de esta enorme carrasca hacemos un giro brusco a la derecha.(Se puede seguir rectos y llegar perfectamente a la Fábrica de Blanes)
Nosotros bajamos por un atajo y nos situamos en una explanada en la orilla del Vinalopó. 
Estamos entre la Font de la Coveta, a la derecha, y el Toll Blau, a la izquierda. La opción última gana, no vamos a traer un par de zapatillas de repuesto inútilmente, vamos a usarlas para llegar a la poza de agua y la cascada.

Para continuar el itinerario cruzaremos el río y seguiremos una senda que discurre por el interior del bosque de ribera, hábitat de una importante fauna y flora. Por la orilla del río atraviesa la antigua acequia que conducía las aguas hacia los numerosos molinos y balsas que construyeron a orillas del río. 


Llegamos a las Fábricas de Blanes (Molí de Dalt y Molí de Baix). Atravesamos la pasarela situándonos en la orilla izquierda del Vinalopó.
Caminamos hacia la derecha, una vez tomada la pista, y en unos pocos metros vemos la senda clara que se interna de nuevo en el bosque de ribera. A la derecha.
Cruzamos por un rudimentario puente para pasar sobre un canal y nos situamos en la orilla del río.

Debemos atravesarlo, en principio no lleva mucha agua y no es necesario descalzarse, pero a continuación subimos encima de la roca que está situada en la orilla derecha. No, nos conduce hacia arriba.

Retornamos al lado de la roca y nos quitamos las botas. Hemos traído las zapatillas viejas de repuesto sabiendo que hay un tramo de piedras. Se puede ir descalzo, pero es más cómodo.

Por el lateral de la roca, que se ve en la foto, chapoteamos para enseguida llegar al sendero que se abre entre el follaje.
A nuestra izquierda cae una pequeña cascada producida por el canal de riego que en este punto desagua al río.
Al lado de la peña proseguimos unos metros para encontrar el Toll Blau.




Nos descalzamos y ponemos los pies a refrescar en la cascada, el agua está fría, pero no tanto como para no poder aguantar. Sirve para quitarnos el sudor de la caminata y relajarnos.
En el enclave hay avellanos, sauces y de las paredes de la cueva de enfrente cuelgan plantas trepadoras.
Con pena nos volvemos a poner las zapatillas y regresamos hasta la roca donde hemos dejado las botas y el resto de los bártulos.


Volvemos sobre nuestros pasos, debemos cruzar el río y una vez que hemos pasado por una pequeña pasarela encima del canal nos sentamos a ponernos las botas. Los pies se han quedado como nuevos.
Una preciosa mariposa se posa en el suelo, hoy es de color naranja.
Atravesamos de nuevo por la pasarela de la Fábrica de Blanes y por la orilla derecha del río Vinalopó caminamos entre la sombra que nos proporcionan los chopos, sauces y vegetación.
Todavía paramos al lado de una preciosa charca de agua. Aprovechamos para disfrutar y oír el murmullo de su cantarina corriente.
Y los tonos verdosos claros de su arbolado dan claridad al entorno.
No tardamos en cruzar de nuevo el río por la pequeña pasarela y por la orilla izquierda llegamos escoltados por carrascas, sauces, álamos....a la Font de la Coveta. Se trata de una cavidad de unos 2 metros de altura situada en un recoveco a la derecha del camino. Es una lástima ver que poca agua viene del interior de la cueva. Pero no ha llovido ni nevado en todo el invierno y se nota en el río, en los cultivos...
Si miramos al lado del río, en esta zona está el Azud de la Coveta, el agua remansada que debido a la poca corriente que baja, tiene un exceso de hierbas y musgos.
Nos imaginamos que en el Azud de Els Brulls manará muy poca.
Después de la parada retomamos la ruta. A diferencia del resto del trayecto de hoy, que llevábamos 5 tracks de las diferentes cimas. Vamos sin falta de ayuda, conocemos perfectamente el camino que nos llevará por debajo del Castillo del Vinalopó hasta el Portell.
Después de caminar 15 o 20 minutos cambia el paisaje. La senda se abre y podemos divisar enfrente lo que queda de la torre del Castell del Vinalopó. Y bajo él se encuentra el Mas de les Torretes, sus casas están en mal estado. Pero nos sorprende ver una especie de camping improvisado en una huerta y chiquillos corriendo por las calles.
Tomamos hacia la izquierda para pasar por debajo de las casas. Si Queremos subir al Castillo hay una pista que nos lleva hasta él, es un pequeño esfuerzo que merece la pena.
Un poco más adelante se encuentra un grupo de viejas encinas en una pequeña explanada a la derecha del camino, en medio un gran tronco seco, y, a unos 15 metros, a la izquierda, localizamos el Azud de Els Brulls (“brull” es un nacimiento del que brota agua). Pero está completamente seco. Menuda diferencia con hace tres años en primavera que es la foto de la derecha, la pequeña.
Esta senda atraviesa una zona de vegetación típica de la sierra, maleza y monte bajo. Continuamos por la Rambla del Vinalopó.
Un último vistazo para ver el Castillo del Vinalopó sobre la colina y nos internamos por el cauce que se encañona entre dos paredes de roca de unos 6 metros de altura.
Cruzamos la rambla de río, seca, unas 5 veces nos acordamos que en nuestra visita de hace 3 años también debíamos vadear, sin dificultad, pero con alegría por el agua que pasaba por la rambla del Vinalopó.
En el final del "cañón" hay una roca a cuyo lado siempre hemos visto una pequeña balsa de agua, pero hoy solo quedan los juncos y muy secos.
Salimos al Pou de la Rambla, donde se encuentran varios depósitos y un cruce en le cual enlazamos con el Azagador de la Font Freda. A la derecha va a la fuente del mismo nombre.
Nos dirigimos a la izquierda.
Solo nos resta recorrer el poco más de 1 kilómetro que nos separa del coche, es por pista de tierra con un suave ascenso.
El camino pasa al lado del Mas de la Rambla, la otra vez había un letrero de bar, hoy no queda nadie para confirmarlo.
Un último vistazo al Montcabrer , del Portín, del alto de la Codolla y de la vaguada que acabamos de atravesar con preciosas casas de campo.
Un último tramo entre un pinar, casitas y llegada al coche.


No hay comentarios:

Publicar un comentario